lunes, 9 de julio de 2018

Cómo presentar bisutería de forma impecable para tener éxito haciendo regalos...¡y vendiendo!

Queridos amigos y lectores,

Estaréis de acuerdo conmigo en que la necesidad nos hace a todos (por lo general), más espabilados, si no más listos.
La mayoría de vosotros sabéis que, además de elaborar bisutería para regalar o para uso propio, también vendo en la medida de lo posible; vendo por internet, mayormente, pero también en mercados y (espero estrenarme lo antes posible), en ferias locales.

No es ningún misterio para nadie que lo que entra por el ojo tiene más números en la rifa del éxito que lo que no, y, haciendo bisutería, mucho más aún. Pero incluso a veces, un producto que parece perfecto y maravilloso,y en el que hemos invertido sangre, sudor y lágrimas, puede pasar desapercibido. Incluso si lo hemos elaborado para regalar y no para vender, el hecho de estar pobremente presentado le restará gran parte de brillo. ¿Cómo, pues, conseguir que nuestra labor, a la que le hemos dedicado tanto amor, sea objeto de halagos entre los amigos, salte a la vista u obligue a los posibles clientes a no pasar de largo?

Variante 1: Enmárcalo



Tal como se ve en ésta foto, una gran idea para que nuestra bisutería salte a la vista es buscarle un marco adecuado para el tipo de joya que hayamos elaborado. 
En mi caso compré un marco dorado con centímetro y medio de profundidad y corté un pedazo de fieltro negro como fondo. El fieltro se coloca en lugar de la fotografía, y luego se "pincha" o cuelga en él lo que tengamos pensado mostrar. Obviamente, habrá que prescindir del cristal.

¿Cuál puede ser el problema? Los marcos son estupendos para exponer joyas, pero si se pretende regalar o vender con marco incluido, los costes se dispararán; y cuanto más grande sea la pieza elaborada, más nos vaciaremos los bolsillos, porque, automáticamente, el marco tendrá que ser de mayor tamaño...y a mayor tamaño, más caro.

¿Cuál es la solución a la que he llegado recientemente,y casi por casualidad?

Variante 2: Pínchalo a una tarjeta postal





Buscaba yo un modo de regalar a una vieja amiga una tarjeta en la que escribirle y, al mismo tiempo, obsequiarla con unos pendientes hechos por mí...Y se me ocurrió esto. ¿Qué os parece?
Es barato (algunos de esos paquetes de tarjetas postales tienen un precio irrisorio), es llamativo, es original...y se puede variar el tamaño de la tarjeta a gusto y comodidad de cada uno. Como regalo queda genial y creedme: expuesto no deja indiferente.

Estoy deseando que me lleguen unas tarjetitas compradas por internet para seguir experimentando... Yo he elegido éstas, pero vosotros podéis probar con lo que más os guste...



¿Qué tal?

Felices inspiraciones  a todos, y hasta la próxima :)



viernes, 23 de marzo de 2018

Nueva creación

Os muestro, de forma rápida, mi última creación: un conjunto de pendientes y broche llamado "Art Deco". En breve os cuento más cosas.
Felices inspiraciones a todos.



domingo, 18 de marzo de 2018

Bisutería sencilla y algunos consejillos para principiantes.

Mirando el último post que hice, me asombra comprobar que es del mes de julio...¡julio! Cuando uno lee mi post titulado "larga ausencia", que realicé tras dos meses de inactividad, la aparente incoherencia provoca risa...Y digo aparente, pues realmente sólo es incoherencia si no se sabe el contexto: dos meses de inactividad total por enfermedad se mi hicieron eternos. En cambio, este medio año ha estado tan cuajado de actividad, que no me he dado ni cuenta de que ha pasado... Pero, ¡en fin!, aquí estoy de nuevo.

Al grano, Davinia.

Tiempo atrás realicé un tutorial con fotos sobre cómo hace un colgante muy básico usando Tres herramientas básicas de la bisutería
Bien: dado que el mundo se va digitalizando cada vez más, he decidido hacer un tutorial grabando los pasos en vídeo. Es mi primer intento, así que, a pesar de lo mucho que me he esforzado,la calidad de la grabación es horripenda (tengo que conseguir una cámara mejor) razón por la cual, al principio veréis una foto con los materiales que muestro en ella, porque se ven rematadamente mal. Si decido mostrar este montaje es porque los pasos, más o menos, se ven bien.

¿Qué aprenderéis en este tutorial? Pues, usando unos pocos materiales, a elaborar unos pendientes de colgante.



En la parte de arriba se pueden ver en primera línea:

-Con forma de hoja de parra,el cierre del pendiente. Se puede usar cualquier otro, pero es que éste me gusta mucho.
-Varillas de metal, para insertar los abalorios que queramos.

Segunda línea (opcional)
-Los "sombreritos" que se le pueden poner a los abalorios. Usaremos sólo uno por pendiente. Los muestro todos como ejemplo.

Tercera línea:

-Los abalorios en cuestión. En el vídeo muestro cómo escojo una pareja de entre las seis, y retiro el resto.

CONSEJOS BASADOS EN LA PRÁCTICA, SOBRE APRENDIZAJE:

-Los libros y los esquemas están muy bien (siempre y cuando sean bien claros), y si uno tiene la paciencia de seguirlos, enhorabuena. Sin embargo, no despreciéis nunca el tutorial con fotos o, mejor aún, el vídeo. Si nunca habéis hecho bisutería y no tenéis a nadie que os pueda guiar, mi consejo es que aprendáis las técnicas base de ese modo. Pasado el tiempo, los esquemas dibujados serán pan comido, y podréis hacer cosas más complicadas.

-Las prisas son el peor enemigo del artesano. Ni prisas al elaborar, ni prisas al intentar que todo salga bien a la primera. Porque nunca (salvo en muy raros casos) sale bien la primera vez.

-Al principar, no utilicéis abalorios y fornituras (esto es, cierres de pendientes, pulsera o similar) de calidad. Es casi seguro que lo lamentaréis y no hay cosa más fatigosa que desmontar lo que se ha hecho mal. Si habéis hecho la primera prueba con material de inferior calidad, no os dará pena dejarlo como está y olvidarse de él (o dejarlo como lección para tiempos posteriores). En las tiendas de chinos (tiendas de baratillo) venden cuentas bastante convincentes. Así si, por casualidad, pertenecéis a la generación de genios que lo sacan todo a las mil maravillas a la primera, podréis lucir vuestra creación sin que sea evidente que lleváis plástico.

-Una vez estéis decididos a comprar material bueno, hay un lema que solía aparecer en un anuncio de detergente de televisión española, allá por el Pleistoceno; reza más o menos así: "Busque, compare, y si encuentra algo mejor, compre". Ni los abalorios enviados de China son la solución ideal en todos los casos, ni lo son las tiendas locales más caras: el producto, salvo en casos que tiene una patente (como las piezas Swarowski, que tienen un precio pactado en todas partes y una garantía de calidad), tiene que cumplir con el requisito de equilibrio entre cantidad, calidad y precio. Si tenéis dudas, preguntad a quienes ya se dedican a esto. Hay muchos foros y blogs a donde podréis acudir, no seáis timid@s!

Ok, y llegó la hora del vídeo. Sed misericordiosos.

¡Felices inspiraciones a todos!