domingo, 4 de septiembre de 2016

Descubrimientos: el costurero shabby chic a prueba de mascotas curiosas

Queridos amigos,

he estado haciendo indagaciones en Pinterest, y he acumulado más ideas estupendas de las que puedo publicar de una sola vez, así que, para facilitar las cosas, las iré mostrando poco a poco, en distintos post, para que podáis sacar de ellas todo su jugo sin empachar. Cada uno de esos posts irá encabezado con la palabra "Descubrimientos", pues realmente lo son. Algunos de ellos no son, tal vez, manualidades en el sentido estricto de la palabra, pero me disculparéis por ello, pues sinceramente creo que merece la pena compartirlos con el mundo...

El primero de estos descubrimientos es una idea genial, y aunque ñoña (creo que ahora lo llaman shabby chic ;)) como la que escribe, resulta decorativa, y, al mismo tiempo, muy razonable para todos aquellos que tenemos una mascota juguetona como por ejemplo, un gato. 




Cuántas veces no me habré dejado mi acerico para los alfileres demasiado a mano (el mío en concreto es, para colmo, redondo) y luego me lo he encontrado en cualquier rincón de la casa después de que la gata se lo haya pasado bomba jugando con él.
Y es que el problema no es que mi querida minina pase un tiempo de rechupete...es que...¿y si se traga una aguja por casualidad?? ¡NOOOO SEÑOR!!! Pues con este invento del tebeo tan bien pensado, la cosa se soluciona con elegancia y cabeza ;)

La idea original viene del blog en inglés de la señorita Sarah, llamado Sadie Seasongoods, en el que he encontrado muchas cosas interesantes. (Allí encontraréis más fotos detalladas).

Lo que se necesita en este caso para realizar esta idea es:

-Una tetera (medida, antigüedad, color, a vuestra elección)
-Un pedazo de cartón (mejor grueso que fino y blando) y un bolígrafo.
- Un cuadrado de tela algo más grande que la tapa de la tetera.
-Relleno para almohadas
-Una goma de pollo (rubber-band).
-Tijeras y pegamento del bueno (Moment, loctite o el que se venda donde viváis)



1) Lo primero que hacemos es coger la tapa de la tetera, la ponemos sobre el cartón, y con el bolígrafo, le marcamos todo el contorno. Querremos que el cartón quepa DENTRO de la tapa, así que, aunque el círculo dibujado sea del diámetro de la tapa misma DESDE FUERA, al recortar tendremos que reducir el circulito un poco. Comprobemos, una vez recortado, que cabe libremente dentro de la tapa de nuestra tetera (es importante que no sea tan tan a medida que se nos quede encallado)

2)Cogemos un trozo generoso de relleno para almohadas, lo ponemos en el centro de nuestro trozo de tela, y luego, el trozo de cartón recortado, lo ponemos encima. Con la goma de pollo, agarramos bien el trozo de tela, de modo que ésta envuelva bien el relleno para almohadas y el cartón. Tendremos, por un lado, un cojincito mono, y por el otro, el sobrante de la tela formando una "coleta"(fijaos en la foto que os muestro más abajo).




3)Lo siguiente es recortar ligeramente el sobrante de la tela, pegarlo a la tapa y...¡voilà!



Mientras necesitemos las agujas, apoyaremos la tapa de la tetera del revés sobre la abertura de la misma, y cuando terminemos, le damos la vuelta. Y además, dentro de la tetera podemos poner todos los hilos y cosas que necesitemos. ¿Qué tal?  

Mi siguiente adquisición es otra tetera fijo... (ya tengo dos, pero las uso para el té!)


¡Buen día y felices inspiraciones a todos!









No hay comentarios:

Publicar un comentario