lunes, 11 de abril de 2016

Casitas de cuento de hadas pintadas en piedras

Hola a todos, mis queridos amigos y lectores. Dentro de poco tiempo viajo a visitar a una parte de la familia de mi esposo que todavía no conozco. Para semejante ocasión, estoy tratando de encontrar regalos originales con los que quedar bien y que, a ser posible, pueda elaborar yo misma (siempre he creído que la frase "hecho por mí" pesa mucho a la hora de hacer un obsequio...). La red, con un buen criterio de búsqueda, da resultados increíbles y he decidido compartir con vosotros algunos de ellos.

Os presento una manualidad sencilla, sencillísima, pero vistosa, especialmente si tenéis un jardín o plantas de interior con macetas grandes... Os pongo un pequeño ejemplo:


¿Que qué es esto? Pues sí, es UNA PIEDRA, corriente y moliente, pintada para que parezca una casita. 

Parece una manualidad para niños pequeños, pero, os lo creáis o no, hay gente que gana dinero vendiéndolas. Y realmente, quedan de rechupete en cualquier trocito de tierra junto a una planta...y si no, mirad:


Una monada, ¿verdad?


¿CÓMO REALIZARLAS? Muy fácil; necesitaremos:


-Una piedra. (Si es la primera vez, que no sea ni enorme como una roca, ni demasiado pequeña...te podría costar pintar los detalles después).

-Pintura acrílica (también la que en España llamamos témperas...suelen ser las que se venden a los niños para hacer trabajos manuales). NOTA- para los detalles pequeños podemos usar rotuladores.

-Pinceles, un vasito de agua y un paño...lo que se usa para pintar cualquier cosa.

-Barniz. El barniz para decoupage es uno de los mejores...la idea es que, si las vais a poner en el exterior, que resistan las inclemencias del tiempo. Sobre los barnices adecuados, en las tiendas de bricolaje os pueden ayudar.

La piedra se debe limpiar con cuidado antes de usarla. Si está sucia la pintura no se adherirá correctamente.

Pintaremos 2 veces, muy especialmente los colores base (las paredes, el tejado, si le queremos dar algún color...todas las superficies donde haya más cantidad de pintura. Los pequeños detalles, como las flores, pueden pintarse sólo una vez, si se ven bien).

¡IMPORTANTE!- Entre la primera y la segunda capa de pintura hay que esperar a que se seque bien.
Lo mismo haremos antes de barnizar: esperemos a que la pintura esté bien seca. La paciencia es la madre de la ciencia...

En algunos casos hay gente que añade detalles hechos con barro, pero yo no me voy a complicar...ya he pillado un par de piedras de casa de mis suegros (tienen jardín, a diferencia de mí) y mañana, con la luz del día, empezaré a darles forma. ¿Queréis ver más ideas sobre lo mismo?


Aquí las tenéis:




De hecho hasta existe un libro sobre esta interesante "ciencia" del  pintado sobre piedras. Aquí os dejo la referencia, con algunas ideas más, para el que necesite inspirarse:



¿Quién se anima? ¡Yo ya me estoy impacientando por hacer una!
¡Feliz día, y felices inspiraciones a todos!









No hay comentarios:

Publicar un comentario